Inicios

Ilusión, fuerza y pocos ahorros. A pesar de ser tres palabras tan diferentes, fueron la combinación perfecta para llevar a Salvador y Bautista Estellés a establecerse en un pequeño bajo de 150 metros cuadrados en su localidad natal, Chilches. Un comienzo que no fue nada fácil ya que carecían de la muestra de afecto más importante a la hora de crear algo nuevo, apoyo. Sin embargo, gracias a la previa experiencia de Salvador en el mercado alemán y a la dedicación de Bautista para comprar la fruta, ese pequeñito bajo en el que iniciaron una dura lucha, se convirtió en un almacén de 850 metros cuadrados.

Presente y futuro

Pero cuando apostamos por el futuro, también apostamos por las generaciones. Y fue precisamente eso lo que dió el toque definitivo y la continuidad a este gran almacén. Dos pequeños innovadores (Salva y Oscar Estellés) y deseando seguir la lucha de su padre Salvador, se incorporan a este tren lleno de expectativas. Con las nuevas generaciones siempre vienen nuevas ideas, y eso transportó a la empresa a una nueva dimensión en cuanto a las confecciones. Un tercer apoyo y por tanto una tercera grata influencia, Marcos Estellés, se incorporó posteriormente a esta empresa sin límites. Pero será en 2010 cuando Bautista se desvincula totalmente de la empresa, pasando así a manos de Salvador y sus tres hijos. Emprendedores y motivados, siguen haciendo sus sueños realidad.

Recordando el pasado, luchando en

el presente y  preparando el futuro.

La historia

de Estellés

Expansión

Premio a la exportación 1995

Basándose en su amplio conocimiento en el sector alemán, inglés y francés, la empresa incrementa sus producciones y su calidad, decidiendo así inaugurar su segundo almacén en las afueras de Moncofar. Tan solo habían transcurrido seis años, pero la motivación y el satisfacer a los clientes aumentaba cada día. Y fueron precisamente esas ganas de que el cliente estuviera siempre satisfecho las que hicieron que los dos hermanos invirtieran en más hanegadas, cultivos y así, proyectos de futuro. Nuevas tierras para su posterior plantación y  maquinaria para facilitar y mejorar la recogida y calidad de la producción de las naranjas. En otras palabras, luchar por conseguir sus sueños. Apostar para ganarle tiempo al propio futuro.

La Cámara  Oficial de Comercio, Industria y Navegación, otorgó el Premio a la Exportación en el año 1995  a la empresa FRUTAS ESTELLES C.B., por su mérito corporativo y reconocimiento a la labor de apoyo en la promoción y desarrollo de las exportaciones castellonenses.

© Frutas Estelles 2013

CONTACTO Y LOCALIZACIÓN

Síguenos en